sábado, 7 de abril de 2012

"La dulce caricia"


                                                                       Sólo ansío llegar y descansar,
                                                                       sentirme a salvo mientras cada nota
                                                                       va endulzando el sabor de la derrota,
                                                                       de esta astenia que me hace claudicar.

                                                                       Y despacio dejarme acariciar,
                                                                       mientras esta tristeza, gota a gota,
                                                                       va diluyéndose hasta que se agota
                                                                       y sentir que la luz vuelve a brillar,

                                                                       envuelta entre las notas del piano,
                                                                       como si un ángel fuera a ofrecerme
                                                                       del más puro y sereno de los cielos

                                                                       un mensaje de afecto tan cercano
                                                                       que consigue llegar a estremecerme,
                                                                       devolviéndome todos mis anhelos.


                                                                       Y aferrarme a los vuelos
                                                                       de esa caricia, bálsamo que ofrece
                                                                        la música que todo lo embellece.

Alma en el verso


5 comentarios:

Elisa Viviana Rezzonico dijo...

Muy hermoso, casi aterciopelado, es difícil describirlo, las palabras reconstruyen con ternura las caricias de la música.
Qué decir: hermoso!
Un abrazo grande.
Elisa

Aldabra dijo...

la música como terapia curativa.
biquiños,

Alma en el verso dijo...

La música y el contacto con la Naturaleza son siempre piezas clave para recuperar el tono y el equilibrio personal.
Muchas gracias, Elisa y Aldabra, por vuestro estímulo y vuestras palabras.

Un saludo muy cordial para ambas.

Silvia dijo...

Precioso... Adoro esta pieza, y con tu poema ya el broche de oro para ser una delicia. Un abrazo!!

Alma en el verso dijo...

Muchas gracias, Silvia. Es un placer encontrar tu comentario.
Un abrazo