sábado, 27 de agosto de 2011

"Vanidad"


4 comentarios:

El Narrador de los Mundos dijo...

Un poco de vanidad puede ser incluso buena para que florezca un poema. Vanidad entendida como respeto por uno mismo y por tu trabajo.

Sin embargo ¡cuantas veces el amor propio se convierte en "vanidad de vanidades", en narcisismo, como denuncia este poema! Entonces los poemas no florecen, sino que se pudren como una planta demasiado regada.

Entiendo perfectamente lo que quieres expresar con tu poema; y lo comparto.

Alma en el verso dijo...

Creo que son cosas distintas. El respeto por uno mismo y por lo que uno hace e intentar hacerlo lo mejor que uno puede, es amor propio, orgullo bien entendido y dignidad. Querer creer que uno es distinto o mejor de lo que es y estar dispuesto a demostrarlo, aún incurriendo en errores imperdonables, es sólo Vanidad.
Muchas gracias por tu comentario.

Aldabra dijo...

Ser vanidoso, ¡que defecto tan espantoso!

Lo has versado muy bien.

biquiños,

Elisa Viviana Rezzonico dijo...

...Aleja tu feo rostro...
Tal vez este verso es la síntesis de un difícil desafío, descubrir ese rostro que tantas veces nos cuesta asimilar y poder apartarlo.
Muy buena reflexión, nos abre la visión y los enfoques. Un abrazo sincero.
Elisa