miércoles, 29 de febrero de 2012

"¿Dos corazones en uno?"

Pintura de Gustav Klimt

                                                                         ¿Dos corazones en uno? 

                                                                     No, para mí no quiero el corazón
                                                                     de nadie fusionado con el mío,
                                                                     ni que el brillo y fervor de la pasión
                                                                     me confunda con ese desvarío.

                                                                     Siempre me pareció de más razón
                                                                     el respetar del otro su albedrío,
                                                                     sin querer aferrarlo al armazón 
                                                                     del entrañable e íntimo amorío.

                                                                     El amor es acción de libertad,
                                                                     una emoción sublime que nos une,
                                                                     que debe enriquecernos a cada uno

                                                                     sin por ello perder la identidad,
                                                                     sin compromiso alguno que importune,
                                                                     sin sujeción ni obstáculo ninguno.

Alma en el verso

4 comentarios:

Aldabra dijo...

me encanta este poema por todo el contenido que lleva implícito porque estoy totalmente de acuerdo con lo que dices en él.

dos corazones que se rozan a cada paso pero que no se confunden.
dos corazones que se respetan a cada paso pero no se pisan uno a otro.
individualidades paralelas.

y que bonito cuando es así.

biquiños, de corazón.

Alma en el verso dijo...

Muchas gracias, Aldabra. Dudé en si subir o no este poema, tu comentario me reconforta y despeja esa duda.
Hablar del amor me infunde mucho, mucho respeto, de hecho es un tema del que rara vez publico algo, lo que escribo prefiero dejarlo en el ámbito privado.
La palabra AMOR suscita siempre oleadas y no siempre lo que se dice o lo que se escribe sobre él coincide con mi forma de entenderlo y de vivirlo.
Yo humildemente considero que en toda relación amorosa el respeto hacia la individualidad de cada uno es algo esencial, por lo tanto me resulta difícil aceptar esa imagen de dos corazones fundidos en uno, me siento más cerca de otra, la de dos corazones próximos y cercanos latiendo uno al lado del otro. El deseo y la necesidad de cercanía en las dos imágenes posiblemente es el mismo pero para mí hay matices esenciales muy diferentes.
Gracias de todo corazón
Un abrazo

Elisa Viviana Rezzonico dijo...

Una hermosa producción: primero el impacto visual de Klimt, de quién soy fanática, y luego las palabras con un efecto inesperado el cuestionamiento a la pasión irracional y la asunción del amor como una elección en la que media y reina el respeto por el otro. Un amor que se comparte y que no es posesión del otro. Todo muy bello!!!. Me retrotrajo a palabras de Mario Benedetti (un grande de la poesía) cuando cita.. " y en la calle codo a codo somos mucho más que dos".
Mis felicitaciones y un gran abrazo!
Elisa

Alma en el verso dijo...

Se escribe con mucha frecuencia que el amor es la única fuerza que puede cambiar el mundo y considero que encierra una gran verdad pero siempre y cuando ese amor lleve implícito el respeto. Tal parece que ésta última palabra no goza de los honores que todos le damos a la palabra amor y sin embargo para mí tiene un valor decisivo.
Muchas gracias, Elisa. Un abrazo