jueves, 1 de agosto de 2013

"A una fiel consola"


Se quedó sola, sola en su rincón,
a un lado de la puerta de la entrada,
albergando aún una esperanza errada
de seguir ejerciendo su función.

Al fin y al cabo esa era su misión,
brindar la bienvenida a la llegada
y había sido bien desempeñada
en tantos años de dedicación.

Aún lucía con distinción el traje
que mis manos le hicieron a medida,
ciñendo con cordones su cintura.

Me acerqué y al quitarle su ropaje
pensé: ¿qué no sabrás de nuestra vida?
¡Cuán larga había sido su aventura!

La miré con ternura
y ya en la puerta, a punto de emprender
la marcha, me sobrecogió el ayer.

Alma en el verso

6 comentarios:

Elisa Viviana Rezzonico dijo...

Hola amiga:
He tenido que ir al diccionario, la foto era clara pero aquí no usamos ese término para el mueble. Hermosísimo poema, muchas veces nos vinculamos a los objetos y ellos describen nuestra vida. Bello y tiernamente expresado, me sentí totalmente identificada con el contenido.
Gracias por compartirlo. Un beso.
Elisa

Alma en el verso dijo...

Muchas gracias, Elisa.
Un abrazo

anabel monasterio gar dijo...

son... esas pequeñas cosas, que nos dejó un tiempo de rosas...un saludo

Alma en el verso dijo...

Así es, Anabel...
Muchas gracias por tu visita y tu comentario.
Saludos

Cristino dijo...

Lindo el poema y en cuanto a la terminación, que parece ser lo más llamativo a tenor de los comentarios, ciertamente hay muebles que son como de la familia. A la hora de renovar, nos cuesta Dios y ayuda desprendernos de ellos.
Felicidades y abrazos.

Alma en el verso dijo...

Y más aún cuando desprenderse de ellos forma parte de un imperativo del destino...
Muchas gracias y un abrazo, Cristino.