viernes, 9 de diciembre de 2011

"Aquel camino"

Recientemente encontré entre mis papeles un poema que escribí hace mucho tiempo, leerlo de nuevo me ha hecho rememorar un periodo muy intenso de mi vida y me he puesto escribir... en esta entrada incluyo aquel antiguo poema y el que he escrito hoy mismo:



                                                                        - ¡Qué camino, Dios! -

                                                                 Y otra vez este agobiante camino,
                                                                 siempre tan verde, bello y lujurioso,
                                                                 siempre tan triste, amargo y angustioso.

                                                                 El sol implacable me hunde en la tierra
                                                                 mientras la naturaleza salvaje,
                                                                 mudo testigo, me observa impasible.

                                                                 Y al final del camino, la verja,
                                                                 ¡como si estuviera en una prisión!
                                                                 Y así un día, y otro, y otro, otro más
                                                                 en medio de la desesperación.

                                                                 A veces alzo los ojos al cielo,
                                                                 me paro y le hablo, pero no responde,
                                                                 sólo se escucha el sonido del viento.

                                                                 En los árboles se mueven las hojas,
                                                                 a veces pienso que ellos tienen alma
                                                                 pero no, siguen fríos como estatuas,
                                                                 siempre ajenos a tantos sufrimientos.

                                                                                                    Alma en el verso
                                                                                                    Bávaro-1985

                                                                           
                                                                            - Aquel camino -

                                                                 Fueron muchos los viajes, los lugares,
                                                                 pero siempre recordaré aquel día
                                                                 y el camino que entonces recorría,
                                                                 atravesando fértiles manglares.

                                                                 Cargada de tristezas y pesares,
                                                                 no podía entender lo que vivía
                                                                 ni dar explicación a lo que hacía
                                                                 tan lejos de los rostros familiares.

                                                                 El esplendor de la naturaleza,
                                                                 su impasible, su fría indiferencia,
                                                                 terminó pareciéndome una ofensa.

                                                                 ¡Cuantas veces al ver tanta belleza,
                                                                 en medio de una selva tan intensa,
                                                                 miré al cielo pidiéndole clemencia!

                                                                                 ----------

                                                                 Todo deja su esencia,
                                                                 aquella época me dejó su impronta
                                                                 y aún sigue siendo buena referencia.

                                                                                                     Alma en el verso
                                                                                                     Diciembre-2011

4 comentarios:

Elisa Viviana Rezzonico dijo...

Muy bellos poemas, ambos. Me han llevado a buscar en Google, ¿es República Dominicana?
Se logra a través de tus palabras percibir la emoción, el nexo entre ambas, la mujer de ayer y la de hoy, una valoración de lo que ha sido esencial para vos, una conexión que desmiente los límites del espacio y del tiempo.
Mis felicitaciones! un abrazo grande.
Elisa

Alma en el verso dijo...

Sí, es República Dominicana,
Bávaro está en Punta Cana, allí entonces se extendía una frondosa selva con una larga y bellísima playa, digo esto porque volví años después y los lujosos complejos turísticos habían proliferado tanto que ciertas zonas me parecieron irreconocibles. Era y sigue siendo, aún a pesar de lo que acabo de decir, un lugar de una belleza extraordinaria. El tiempo que pasé allí fue en todos los aspectos una durísima experiencia que me dejó grandes y valiosas enseñanzas y un sentimiento de cariño y admiración muy especial por esa hermosa tierra y por su gente.
Muchas gracias por la lectura y por tus palabras siempre tan atentas y afectuosas.
Un abrazo, Elisa.

Aldabra dijo...

pues ha sido un gusto poder leer los dos.

tal vez el primero, por estar escrito en la época en cuestión, tenga más carga efectiva que el segundo.

con el transcurso del tiempo todo se serena ¿verdad?

la foto es hermosa.

biquiños,

Alma en el verso dijo...

Sí, cierto... el tiempo hace que las experiencias se serenen y nos impulsa a valorar las mejores enseñanzas que de ellas obtenemos.
Muchas gracias, Aldabra.
Un cordial saludo