viernes, 21 de enero de 2011

"El final"

 

                                                                        En el confín de la vida
                                                                        espera siempre una dama
                                                                        de gélida y obscura fama,
                                                                        para muchos tan temida
                                                                        y para otros desabrida
                                                                        pero ansiada escapada,
                                                                        esperando bien armada,
                                                                        el certero y cruel momento
                                                                        de dejarnos sin aliento
                                                                        en cualquier encrucijada.

                                                                        ¿Porqué nos asusta tanto
                                                                         esta dama tan obscura
                                                                         de aterradora figura,
                                                                         arrebujada en un manto
                                                                         carente de todo encanto?
                                                                         No es mi muerte la que temo,
                                                                         es la angustia en que me quemo
                                                                         cuando pienso en los que quiero
                                                                         y en el final traicionero
                                                                         esperando al otro extremo.

                                                                         Cuando le llegue el momento
                                                                         dejará mi alma su funda,
                                                                         en una fosa profunda
                                                                         de ese lugar ceniciento,
                                                                          ni el desgarrador lamento
                                                                          ni el más piadoso ruego
                                                                          en ese desasosiego,
                                                                          podrán sin duda evitarlo
                                                                          ni tan siquiera aplazarlo
                                                                          y a asumirlo no me niego.

                                                                          Espero que cuando llegue
                                                                          ese final tan funesto
                                                                          y no quede de mi ni el resto
                                                                          donde el gusano trasiegue,
                                                                          pueda encontrar su albergue
                                                                          esta alma, que tantas veces,
                                                                          cuando Tú desapareces,
                                                                          se me pierde entre las manos
                                                                          por caminos tan lejanos
                                                                          entre creencias y preces.

Alma en el verso


6 comentarios:

madminerva dijo...

El temor a la muerte es un temor tan humano, y quién no ha pensado en los suyos, que será de ellos si no estamos, yo siempre lo pienso. Gracias por esta reflexión, querida Alma.

Alma en el verso dijo...

Es cierto, todos, unos más que otros, la tememos, personalmente me asusta mucho más que ellos falten que que yo muera, dicen que nadie es imprescindible pero yo sé muy bien que ese lugar que ocupan en mi corazón, cuando se vayan, se anegará de una tristeza tan intensa que no sé si podré superarla. Puede ser egoísmo por mi parte pero me gustaría poder tenerlos siempre cerca, siempre conmigo.

Aldabra dijo...

no tengo miedo a la muerte, tengo miedo al dolor, al sufrimiento, a la decadencia física... eso sí que es negruzco y tenebroso.

biquiños,

Alma en el verso dijo...

Y con toda razón Aldabra, un periodo de sufrimiento y decadencia tan duro y que puede durar en muchos casos más de lo que conviene es mucho peor que la muerte misma.

Tierra de Poetas dijo...

En verdad pones el alma en el verso y...su contexto.Muy,muy bueno.

Saludos

Alma en el verso dijo...

Muchas gracias por tu amable comentario, Tierra de Poetas. Un cordial saludo.