lunes, 27 de septiembre de 2010

"El jardín"



                                                                    Hoy sopla ya destemplado el viento,
                                                                    el verano ya toca a su fin
                                                                    y en el jardín se escucha un lamento.

                                                                    Son la hojas del almez, que lloran
                                                                    porque con cada ráfaga sienten
                                                                    que sus verdes tallos se resienten.

                                                                    Son las lavandas atropelladas,
                                                                    que con su sencillez y donaire
                                                                    dejan su último aroma en el aire.

                                                                    Es la madreselva, que se abraza
                                                                    a las ramas de la buganvilla,
                                                                    añorando su flor amarilla.

                                                                    Es el jazmín, que parece mustio,
                                                                    recordando otros tiempos mejores
                                                                    en los que dejaba sus olores.

                                                                    Sólo el limonero sigue ajeno
                                                                    altivo y altanero en el centro,
                                                                    viéndose de hojas y frutos lleno.
  
                                                                    Hoy sopla ya destemplado el viento,
                                                                    el verano ya llega a su fin
                                                                    y en el jardín se escucha un lamento.

                                                                    Hoy el viento procede del norte
                                                                    y lleva de la mano al otoño
                                                                    que va golpeando el picaporte.

Alma en el verso

6 comentarios:

El Narrador de los Mundos dijo...

Un poema muy visual en el que se tocan diferentes facetas del dolor (melancolía, pérdida, tristeza...) con metáforas vegetales.

Curiosamente yo también tengo un poema al dolor (y a sus diferentes facetas) que se llama igualmente El Jardín.

Me ha gustado mucho leerlo.

Alma en el verso dijo...

Aprecio y valoro mucho tu comentario. Muchas gracias.
Estoy muy interesada en leer tu poema, lo buscaré en tu blog. Un abrazo.

Elisa Viviana Rezzonico dijo...

Muy bello, fue como estar dentro del jardín, solo que a través de las palabras.
A la vez me sorprendió la melancolía frente al otoño, yo aprecio mucho esa estación que se llena de ocres intensos, y en la cual las hojas hablan al ser pisadas. No me animo a ponderar el invierno, pero sí vale la pena disfrutar la tibieza que lo precede. Animo y a disfrutar! Un beso. (Disculpá esta: mi visión entrometida).
Elisa

Alma en el verso dijo...

Cada estación tiene su belleza y su encanto, y supongo que como todo en la vida, cada uno percibe y siente según el momento en que se encuentra. Muchas gracias, Elisa.

Aldabra dijo...

leyendo el poema se siente la placidez del tiempo que pasa de manera serena.
biquiños,

Alma en el verso dijo...

Muy apropiada la palabra: serenidad.
Muchas gracias y un saludo, sirena Aldabra.